transformación digital

transformación digital

La digitalización mejora la productividad de las empresas

La integración de nuevas tecnologías en la era digital permite a los internautas un nivel de conectividad impensable hace unos años Al mismo tiempo, surgen nuevas herramientas y aplicaciones que facilitan cada vez más los procesos cotidianos en la vida diaria de los consumidores. Saber aprovechar las ventajas de la transformación digital, permite a cualquier tipo de negocio ser competitivo y seguir caminando en busca de alcanzar la satisfacción del cliente, en base a sus hábitos de navegación y consumo a través de Internet. No cabe duda de que la digitalización mejora la productividad de las empresas, un paso obligado e inevitable para cualquier negocio que quiera estar a la altura o destacar frente a su competencia directa.

La digitalización ha influido enormemente en numerosos aspectos de la sociedad. Desde los numerosos medios disponibles para el entretenimiento a las formas para comunicarnos con el restos de usuarios, sin olvidarnos de la tecnología móvil y los dispositivos que nos permiten conectarnos a cualquier hora y en cualquier lugar.

La digitalización como pilar de la empresa

Los tiempos en que la digitalización era algo novedoso han quedado atrás. Hoy día, la digitalización es el pilar sobre el que han de crearse las estrategias enfocadas a la captación de clientes para la empresa. Aquellos que han dado el paso y se encuentran en un nivel óptimo de transformación digital, disponen de numerosas herramientas que les proporcionan grandes ventajas frente a su competencia.

La transformación digital abarca campos tan relevantes como el análisis de grandes datos a través de herramientas cada vez más eficaces, la confección de estrategias de marketing personalizadas a través de una correcta segmentación y disponible en tiempo real, las comunicaciones cercanas y directas con usuarios y clientes, la incorporación de procesos automatizados para atender las necesidades de los consumidores, etc.

Posibilidades de negocio a través de la digitalización

La digitalización abre puertas a nuevos mercados y posibilita a la pequeña y mediana empresa expandirse y prosperar, compitiendo con herramientas tecnológicas con costes perfectamente asumibles. Esto favorece enormemente la competitividad y en consecuencia la productividad de empresas con negocios a pie de calle, cuyo volumen es limitado y que de otra forma no alcanzarían la visibilidad y el tráfico necesarios para favorecer el crecimiento.

En este sentido, la empresa española ya ha abierto sus puertas a mercados extranjeros, aunque no alcanzan los niveles de digitalización suficientes para hacer frente a grandes potencias como Estados Unidos, China, Japón, etc., que actualmente lideran la economía basada en la digitalización a nivel global.

Imagen: Flickr

Digitalización y las ventajas para la empresa y el cliente

La transformación digital es un paso obligado para aquellas empresas que quieran seguir siendo competitivas en sus respectivos sectores. No hay vuelta atrás, el objetivo es satisfacer las necesidades del cliente y para ello tenemos que mejorar al máximo la experiencia que ofrecemos al cliente cuando navega en busca de contenidos. En este artículo queremos mostrarte las ventajas que ofrece la digitalización para la empresa y también para el cliente.

Ventajas de la digitalización para la empresa

Mayor productividad

Las empresas digitalmente avanzadas han constatado un mayor índice de productividad desde el inicio de su transformación. La satisfacción de los trabajadores aumenta al disponer de herramientas que agilizan todo tipo de procesos, lo que significa un mayor rendimiento que se traduce en una mayor eficiencia a todos los niveles, desde labores meramente administrativas a resolución de problemas o trabajo colaborativo para desarrollar nuevos proyectos.

Aumento de la tasa de conversión

Teniendo en cuenta que cada vez son más los usuarios de Internet que están familiarizados con las nuevas tecnologías, aplicar fórmulas que permitan aumentar la satisfacción del cliente, cuando navegan por nuestros contenidos online, se traduce en una mejora significativa de la tasa de conversión.

Equipo de trabajo especializado

La digitalización lleva implícito el desarrollo de estrategias efectivas en base al conocimiento de las nuevas tecnologías. Para ello, debemos formar o incorporar a profesionales en diversas materias (desarrollo web, Socia Media, marketing de contenidos, etc.), lo que implica la creación de un equipo de trabajo competente y adaptado a la nueva era digital. Esto nos permite ser más competitivos frente a otras empresas de nuestro sector.

Reducción de costes

A la hora de poner en marcha la digitalización de la empresa, disponemos de tecnologías, herramientas o servicios que reducen notablemente los costes de dicha transformación. Un claro ejemplo es el “cloud computing” o computación en la nube, donde encontramos servicios gratuitos, además de otras ventajas como una gran capacidad de almacenamiento de datos, agilidad en los procesos, disponibilidad de la información en tiempo real, etc.

Ventajas de la digitalización para el cliente

La digitalización de la empresa supone aumentar la satisfacción del cliente a la hora de consumir contenidos y acceder a cualquier proceso de compra de productos o servicios online. El cliente también se beneficia de las nuevas tecnologías en otros ámbitos como el sector retail y favorece la movilidad, la comunicación entre empresa y cliente, mayor capacidad de acceso a la información, etc. Por tanto, el cliente encuentra todo tipo de ventajas a la hora de acceder a contenidos a través de Internet y también cuando se dispone a descubrir nuevos productos o servicios en la tienda física.

Imagen: Flickr

Claves para liderar un negocio en la era digital

La era digital trae consigo grandes cambios en lo referente a los hábitos de consumo de los usuarios. Esto supone una gran transformación en las empresas que quieren seguir siendo competitivas y aunque este proceso lleva produciéndose desde hace ya algunos años, todavía queda mucho camino por recorrer. En este artículo te damos las claves para liderar un negocio en la era digital, en un momento en el que es preciso evolucionar, mantenerse constantemente actualizado y adelantarse para ofrecer soluciones que faciliten el día a día de los consumidores.

Equipo de trabajo

Podemos disponer de un gran presupuesto para nuestras estrategias de marketing y contar con las herramientas tecnológicas más avanzadas del mercado pero si no contamos con un equipo de trabajo profesional, preparado para asumir las tareas en cada uno de los diferentes departamentos de nuestro negocio de manera eficiente, todos nuestros esfuerzos a nivel económico y las inversiones realizadas para digitalizar nuestro negocio no nos permitirán alcanzar los resultados esperados.

Delega responsabilidades

Si has conseguido formar un equipo de trabajo eficiente, el siguiente paso será buscar a aquellas personas más capaces para convertirlas en responsables de cada uno de los departamentos. Delegando responsabilidades en los diferentes líderes de tu negocio mejorarás el rendimiento y la efectividad de tus estrategias comerciales en la era digital.

Aprende a escuchar

Escucha a tus líderes, dales protagonismo y hazles ver que sus ideas son valiosas. De esta forma, conseguirás un equipo de trabajo involucrado al cien por cien con tu empresa y con los valores que representa. Pero no solo debes dar voz a los responsables de los diferentes equipos, escucha también las propuestas del resto de miembros y hazles ver que sus aportaciones también son bienvenidas de cara a que nuestro negocio evolucione de manera positiva.

Analiza datos

En la era digital, la toma de decisiones se basa en la extracción y análisis de datos procedentes de múltiples fuentes. Las redes sociales, email marketing, landing pages, formularios, encuestas, etc. Existen un sinfín de fuentes que nos permiten extraer información muy valiosa. De su correcto análisis dependerá en gran medida el éxito de nuestras estrategias. Es por ello que es muy importante contar con profesionales en las diferentes áreas, que sepan analizar y a la vez escuchar a los usuarios, en especial a un sector de la población (millennials) que ha entrado con fuerza en el mundo online y que está cambiando la forma de navegar, buscar y consumir a través de Internet.

En definitiva, para liderar un negocio de manera eficiente en la era digital, es muy importante diversificar, delegar, escuchar y analizar. Estos factores son clave a la hora de mantenernos actualizados y seguir siendo competitivos mientras seguimos caminando hacia la transformación digital definitiva de nuestro negocio.

Imagen: Flickr

Cómo alcanzar el éxito con la transformación digital

Muchas empresas apostaron en su momento por la transformación digital para poder satisfacer los hábitos y necesidades de los consumidores. Esto les ha permitido adelantarse a su competencia más directa y a día de hoy están recogiendo los frutos de involucrarse al cien por cien en proyectos de innovación, al tiempo que invertían en nuevas tecnologías. En este artículo queremos darte las claves para alcanzar el éxito con la transformación digital.

Experiencia de cliente

La incorporación de nuevas tecnologías en el mundo de Internet, ha supuesto para las empresas poder hacer frente a las necesidades de los usuarios de Internet de forma satisfactoria. Los múltiples formatos para mostrar contenidos, la atención al cliente, la conexión entre canales de comunicación, la geo localización, etc., han servido para ofrecer una experiencia de cliente impensable hace algunos años. Todo ello supone una base tecnológica imprescindible que necesita de un ingrediente más para alcanzar el éxito y que tiene que ver con la innovación para diferenciarnos de la competencia y crear una imagen de marca única.

Creando nuestra imagen de marca

Una vez hemos incorporado las tecnologías necesarias para hacer frente a los hábitos y preferencias de los consumidores, es el momento de mostrar nuestro verdadero valor como marca empresarial. Se trata de diferenciarnos de la competencia, pero antes tenemos que dedicar nuestros esfuerzos a formar a un equipo de trabajo capaz de identificarse con nuestra empresa y poner en marcha ideas y proyectos innovadores.

El cliente es el centro de cualquier proyecto

Las nuevas tecnologías y los proyectos de innovación han de ponerse al servicio del cliente y desarrollarse siempre en base a sus necesidades. Esto implica saber escuchar y analizar su comportamiento en los diferentes medios en los que conectan con nuestra empresa. De esta forma, podemos crear experiencias personalizadas que capten la atención del usuario a través de las redes sociales, correo electrónico, SMS por geolocalización, etc.

El dominio del contenido audiovisual

El creciente consumo de contenido audiovisual obliga a las empresas a adaptarse a nuevos formatos. En numerosas ocasiones hemos apuntado que el vídeo es el rey de los contenidos, pero otros formatos más innovadores como la realidad virtual, vídeos 3D, realidad aumentada o contenidos 360º están entrando con fuerza en el mercado y precisan de nuestra atención de forma inmediata. Existe una fuerte demanda en lo que se refiere a este tipo de contenidos, convirtiéndose en otro de los factores clave si queremos alcanzar el éxito en la era de la transformación digital en la que nos encontramos inmersos.

Imagen: Flickr

Poniendo en marcha la transformación digital de tu negocio

Las nuevas tecnologías han evolucionado de forma constante, en busca de satisfacer las necesidades de los consumidores que navegan por Internet. La experiencia de cliente es cada vez más satisfactoria, adaptándose con gran precisión a los hábitos y preferencias de consumo. Pero aún queda mucho por avanzar, especialmente para aquellas empresas que aún no se han atrevido a dar el paso hacia la era digital. En este artículo te mostramos como poner en marcha el proceso de transformación digital de tu negocio.

Para iniciar la transformación digital, debes tener en cuenta diversos aspectos que te permitan alcanzar el éxito en tu nuevo planteamiento empresarial.

El cliente es el centro de toda estrategia

Para empezar, si queremos satisfacer las necesidades de los consumidores, tenemos que analizar su comportamiento en los diferentes canales existentes. Sin un análisis previo, enfocado al estudio de tendencias durante el proceso de compra y su evolución, no estaremos escuchando lo que el usuario demanda. Es por ello que, el usuario o cliente, debe estar en el centro de cualquier estrategia que pretendamos poner en marcha.

Internet es móvil

Sin descuidar los canales de venta habituales, ya sean físicos u online, debemos tener en cuenta la movilidad como uno de los factores más relevantes dentro de nuestro proceso de transformación digital. Cada vez son más los procesos de compra y búsqueda de información que comienzan en un dispositivo móvil. Esto exige una correcta adaptación de nuestras estrategias a dichos dispositivos y la interconexión con el resto de canales, con el fin de mejorar la experiencia de cliente y facilitar así la conversión.

Internet es cada vez más social

Las redes sociales se han convertido en los canalizadores perfectos para poner en marcha nuestras estrategias de venta. Esto no significa que debamos utilizarlas como espacios promocionales, ya que realmente no nacieron con ese objetivo, pero sí nos permiten estar en contacto directo con nuestra comunidad y ofrecer información de interés sobre nuestro sector, resolver posibles dudas, escuchar opiniones, etc. Todo ello nos permite extraer valoraciones sobre los intereses de los usuarios y trabajar con mayor precisión en mejorar la experiencia de cliente.

Aunque estos no son los únicos factores que intervienen en la transformación digital, si constituyen un buen punto de partida, a la hora de elegir e integrar las tecnologías que nos permitan trabajar en la experiencia de cliente, que es sin duda el objetivo principal.

 Cómo iniciar la transformación digital

En primer lugar, de nada sirve comenzar el proceso de transformación digital si no hemos investigado sobre el tema en profundidad y si no contamos con un equipo profesional designado para tal fin. Formar a un equipo de trabajo, en lo referente a las tecnologías del momento, será la clave para iniciar el proceso con buen pie.

Una vez hemos designado a nuestro equipo, le autorizaremos para poner en marcha una estrategia digital sobre la que sentar nuestras bases. También analizaremos a la competencia para averiguar cuáles obtienen los mejores resultados. El análisis es fundamental para determinar los cambios necesarios que nos permitan aumentar el rendimiento.

Si hemos conseguido crear una buena base, en la que contamos con las herramientas digitales adecuadas, tenemos presencia en las plataformas, canales y redes que nos ayudarán a aumentar el tráfico, etc., es el momento de implicar a todas las áreas de nuestra empresa para trabajar en común en la transformación digital, en busca de aumentar el índice de conversión a través de la mejora progresiva y tan necesaria experiencia de cliente, para seguir siendo competitivos dentro de nuestro sector empresarial.

Imagen: Flickr

¿Por qué tus estrategias de marketing ya no dan resultado?

El marketing online, tal y como lo conocíamos hace una década, ha cambiado radicalmente impulsado por la continua transformación digital que ha propiciado el surgimiento de nuevas tecnologías, la apertura de nuevos canales de comunicación y la integración de herramientas que permiten al usuario acceder a un volumen de información sin precedentes. No tener en cuenta la evolución digital que ha sufrido Internet, nos lleva a crear estrategias de marketing obsoletas que apenas van a dar resultados positivos frente a nuestra competencia. Te mostramos los aspectos más relevantes que debes tener en cuenta para seguir siendo competitivo dentro del marketing online.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, en el mundo actual el marketing online gira en torno a la experiencia de cliente y en un aumento de la satisfacción del mismo, en cualquier momento que este entre en contacto con nuestra marca. Teniendo en cuenta lo anterior, enfocaremos todo el esfuerzo y recursos en:

Personalizar nuestros contenidos

El secreto para personalizar los contenidos que llegan a cada usuario es analizar toda la información que llega a nuestras bases de datos para segmentar y crear grupos afines según intereses, hábitos y preferencias de consumo. Tras una primera segmentación, tenemos la posibilidad de crear contenidos precisos según los tipos de usuarios pero aún hemos de ir un paso más lejos. Nuestro canal de atención al cliente, servicio post venta, redes sociales, etc., deben servirnos para crear una interacción constante con aquellos usuarios que pueden convertirse en clientes potenciales. Las comunicaciones deben servirnos para estudiar las necesidades de cada usuario y crear experiencias personalizadas, capaces de retener al usuario, fidelizarlo como cliente y convertirlo en prescriptor de nuestra marca.

Conversión no es sólo vender

Hoy día, el internauta tiene en su mano las herramientas necesarias para acceder a todo tipo de información, comparar los productos o servicios de diversas marcas, obtener opiniones y valoraciones de otros usuarios, etc. Es por ello que debemos complementar nuestra canal de ventas con contenidos informativos que sean del interés de los usuarios. Estos deben estar directamente relacionados con nuestra marca y deben mostrarse de una forma atractiva que nos permita retener a una audiencia objetiva. Los blogs corporativos y las redes sociales son plataformas ideales para este tipo de contenidos y si además utilizamos formatos atractivos como el vídeo, tour virtual, etc., mejoraremos la imagen de marca, aumentaremos el tráfico hacia nuestra plataforma online y facilitaremos la consecución de objetivos, enfocados en la conversión.

Destacar frente a la competencia

La creatividad es un valor al alza dentro del marketing online. Se trata de encontrar aquello que nos diferencie de la competencia y esto se puede llevar a cabo de diversas maneras. Un logotipo difícil de olvidar, un diseño web original, contenidos apenas mostrados por nuestra competencia, servicios adicionales para nuestros clientes, un trato al cliente impecable, etc., son solo algunas ideas para incluir en tus estrategias de marketing y que pueden ayudarte a crear una imagen de marca única dentro de tu sector.

Inicios del marketing digital hasta nuestros días

Desde los inicios del marketing digital hasta nuestros días han pasado ya más de dos décadas, pero fueron los años ochenta los que sirvieron para iniciar las bases de lo que sería el mundo digital que hoy conocemos. El principal avance en aquellos años fue una herramienta por todos conocida y que no es otra que el ordenador personal. Una década después (en los años 90) pasamos de la telefonía fija a la móvil, Internet vio por fin la luz y pocos años después se empezaron a establecer las primeras comunicaciones digitales entre empresas y usuarios, a través del correo electrónico.

Recién iniciada esta etapa digital empezaron a aparecer los primeros sitios web con dominio .com, provocando a su vez el nacimiento de los buscadores como Yahoo, Ask y un poco más tarde Google, para facilitar al usuario un acceso más fácil a todo el entorno e información que hasta la fecha se había recopilado en Internet.

Todavía no habíamos entrado en el año 2000 cuando el mundo del SEO entró en escena. Los sitios web ya eran capaces de posicionarse en las primeras posiciones de los buscadores, con arreglo a criterios de optimización conocidos como diseño, contenido, usabilidad, etc. Según el nivel de optimización obtenían una puntuación, algo que ha estado vigente hasta nuestros días y que empieza a desaparecer, como el famoso “Page Rank de Google”, en favor de otra serie de criterios que comentaremos más adelante.

Entramos en el siglo XXI y con él surgen las primeras plataformas que ofrecen herramientas para hacer más efectivo el marketing digital. Hablamos de los primeros servicios de analítica web y los primeros sistemas de gestión de publicidad de pago, siendo los más populares los proporcionados por Google.

El mundo digital se transforma con la llegada de las redes sociales como Facebook, LinkedIn, MySpace, en los primeros años del cambio de siglo. Esto supone un antes y un después en la forma en que las comunicaciones entre empresa y cliente se establecían hasta la fecha. Esto, unido a la apertura de millones de blogs que se había producido desde el comienzo, significó un cambio de enfoque mucho más personalizado y más dirigido a las necesidades reales del cliente.

Los buscadores tuvieron que volverse mucho más precisos para ordenar y clasificar tal cantidad de información y esto se empezó a llevar a cabo teniendo en cuenta las preferencias de búsqueda de los usuarios de Internet.

Seguimos en los inicios de siglo y concretamente en febrero de 2005 nació Youtube, la plataforma más popular para compartir contenido en formato de vídeo y de forma totalmente gratuita. Las empresas pronto descubren el potencial de la plataforma y no tardan en comenzar a publicar sus primeros spots publicitarios, generando una mayor interacción y tráfico, en lo que ha contenidos comerciales se refiere.

Seguimos avanzando en el tiempo y aparecen nuevas plataformas sociales como Twitter o Amazon, uno de los comercios electrónicos más relevantes en la actualidad. El contenido de los sitios webs empieza a ser fundamental para las empresas y se dan cuenta de que es la mejor manera de captar la atención del usuario y aumentar la conversión.

A finales de la primera década del siglo XXI aparece en escena Bing, un nuevo buscador y las plataformas de búsqueda a través de la geolocalización empiezan a emerger, siendo la más popular en su momento Foursquare.

En los últimos siete años y hasta nuestros días, los avances tecnológicos son cruciales para permitir la integración de nuevos formatos, como los vídeos virtuales 360º. Nace también la economía colaborativa, con plataformas como Bla Bla Car, Airbnb, etc.

En todo este tiempo, el marketing por Internet ha sufrido una transformación digital, dirigida a mejorar la experiencia de cliente y aportar siempre un valor extra frente a la competencia. Esto, unido al mencionado avance de las tecnologías, ha propiciado una mayor información para el cliente y mayores medios para las empresas, en lo que a la evolución del marketing digital se refiere.

Imagen: Flickr