timeline

timeline

La gran ventaja del nuevo timeline de Facebook para el marketing

La última gran renovación que la compañía de Mark Zuckerberg dentro de la web de la red social fue el nuevo timeline de Facebook. Este se presentó como un diseño con un aspecto más limpio y una forma más simple de presentar las actualizaciones de estado tanto en el feed de noticia como en los perfiles de los usuarios. En el blog oficial de Facebook se explica como los usuarios van a poder organizar todo aquello que comparten con sus contactos de una manera mucho más intuitiva y cómo, una vez todos los perfiles hayan sido actualizados a la nueva versión, cada persona registrada tendrá acceso a sus “colecciones” de películas vistas, libros leídos, fotografías de Instragram, etc.

El último cambio en la forma que en la que se muestran los perfiles de los usuarios hará que éstos queden divididos en dos columnas. En la de la derecha se colocarán todos los post, acontecimientos importantes y actualizaciones de estado realizadas por el usuario mientras que en la parte de la izquierda se podrá ver la información básica de esa persona junto con las “colecciones”, la recopilación de los intereses y la actividad del usuario en aplicaciones desarrolladas por terceros.

La actualización del timeline de Facebook no sólo supone un nuevo diseño si no que hará que los usuarios sean más proclives a mostrar de forma pública cual son sus gustos y las cosas por las que se sienten atraídos. Combinando toda esta información con el centro de anunciantes de Facebook o las opciones de segmentación de las publicaciones en las páginas de fans, las marcas tienen una herramienta muy poderosa a su alcance para conocer las motivaciones de sus clientes.

Toda la información que se obtendrá sobre los intereses de los usuarios puede ser aprovechada por las empresas para diseñar campañas de marketing altamente fragmentadas en función del público al que van dirigidas y aumentar así el rendimiento de cada una de las acciones desarrolladas.

Publicidad encubierta en Twitter

A diferencia de la publicidad encubierta en Twitter, los anuncios que se emiten en televisión, radio o en la prensa tradicional, están sometidos a un estricto control tanto a nivel legislativo como ético. La publicidad en Internet carece de mecanismos de regulación específicos. La rápida evolución de los diferentes modos por el que las empresas intentan llegar a su público objetivo y la naturaleza supranacional de la red, hace que los reglamentos sobre qué podría constituir una infracción no se desarrollen con la celeridad necesaria.

En Internet se pueden encontrar decenas de casos de publicidad encubierta tanto en portales de sumisión de artículos como en blogs donde sus autores reciben una remuneración por escribir sobre determinado producto y no dejan claro a sus lectores que esos post han sido patrocinados por la empresa que comercializa el producto en cuestión.

Este tipo de prácticas también se puede observar en las redes sociales. Aquellos con un número alto de seguidores en Twitter sacan partido de su supuesta influencia recibiendo gratificaciones tanto en metálico como con diferentes regalos, por alabar las bondades de una marca entre sus tweets habituales. A pesar de que este tipo de acuerdos contradicen los términos y condiciones de la red social al ser anuncios encubiertos, se conocen gran cantidad de casos en los que estos mensajes promocionados encubiertos se han llevado a cabo, lo que ha provocado quejas en varias ocasiones tanto por parte de los usuarios como por agencias de regulación de la publicidad.

Associated Press dio un paso más allá en lo que a la comercialización de su timeline de Twitter se refiere. Hace una semanas, anunció que entre los mensajes habituales de últimas noticias iban a incluir algunos anunciando productos de Samsung, compañía con la que habían llegado a un acuerdo económico para ello. A pesar de que Twitter no recibiría ninguna compensación por estos tweets patrocinados, los portavoces de la compañía dejaron claro que no incumplía ninguna de sus políticas al dejar claro al más de millón y medio de los seguidores de la agencia de noticias que se trataba de una campaña publicitaria.

Quizás haya llegado la hora de que se cree una reglamentación al respecto en la que el usuario pueda saber en cada momento cual de los mensajes que recibe han sido comprados por lo anunciantes y cual no.