legalidad

legalidad

Geolocalización y legalidad dentro del ámbito de la empresa

En los últimos tiempos ha habido una tendencia clara y generalizada dentro del Marketing digital, impulsada en gran medida por las nuevas tecnologías orientadas a mejorar la experiencia de cliente. Se trata de la geolocalización, que además de facilitar al usuario información útil durante el proceso de compra permite a las empresas obtener multitud de datos relativos a los hábitos y preferencias de consumo de dicho usuario. En este sentido tenemos que hablar de legalidad, con el objetivo de no cruzar los límites de privacidad a la hora de utilizar la información dentro del ámbito de la empresa.

Protección de datos

La geolocalización ha aportado beneficios tanto para la empresa como para el consumidor. Ha permitido que la publicidad sea mucho más objetiva y personalizada, lo que repercute finalmente de forma muy positiva en el usuario final. El problema radica en la forma en que se usan los datos, especialmente los que se refieren a cuestiones personales. Es aquí donde entra en juego la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), que ampara al consumidor y vela por su derecho a la intimidad y a la privacidad.

En este sentido, se hace especial hincapié en los denominados “datos de localización” y que son todos aquellos incluidos en redes de comunicaciones electrónicas donde se indique la situación geográfica del individuo y que se recogen en la Directiva 2002/58/CE. Es el usuario el que debe dar su consentimiento para cumplir con la legalidad, teniendo a su disposición la información necesaria que le ayude a comprender el uso que se le va a dar a sus datos personales. Por ello, es el usuario quien debe aceptar de forma activa las condiciones. No es correcto utilizar datos personales tan solo por haber hecho uso de determinadas tecnologías (descarga de una aplicación, instalación de un servicio, etc.)

Aplicando los métodos correctos

Pero el trabajo no está acabado solo con obtener el consentimiento del usuario, a partir de ese momento hay que tener en cuenta otros aspectos importantes y utilizar las tecnologías necesarias para seguir cumpliendo con la legalidad.

En primer lugar, el usuario podrá desactivar, de forma temporal o indefinida, cualquier función que suponga su exposición a través de sistemas de ubicación física. Del mismo modo, el usuario tiene derecho a finalizar cualquier suscripción o eliminar cualquier registro, historial, etc., que le suponga seguir siendo geolocalizado. Es altamente recomendable, para cumplir con la legalidad dentro del ámbito de la empresa, contar con profesionales y asesores que nos guíen en el caso de dudas respecto a la privacidad e intimidad de los usuarios.

Publicidad encubierta en Internet, ética y legalidad

Hace unas semanas una campaña puesta en marcha por Danone para promocionar sus yogures helados generó una gran polémica entre todos aquellos relacionados de una u otra manera con el mundo de la publicidad y el marketing.

La campaña, etiquetada con el hastag #porfincalor, consistía en la publicación de mensajes en Twitter por parte de un grupo de personajes conocidos con una foto en la que se les veía con un envase de Yolado. La principal queja de muchos fue que a pesar de tratarse de un mensaje promocional por el que los famosos habían cobrado, no se dejaba claro a los usuarios que realmente se tratara de un tuit patrocinado.

No es la primera vez que existe discrepancia en torno al uso publicitario de los perfiles de personajes conocidos en redes sociales o en blogs. Más allá de la posible ilegalidad de estas prácticas que podrían considerarse publicidad encubierta si consideramos que los medios sociales e Internet sean medios de comunicación, la discusión también afecta a la ética del personaje a la hora de recomendar un producto que realmente no es de su gusto, como en el reciente caso del tenista David Ferrer en el que se podía comprobar que su tuit sobre las maravillas del nuevo teléfono de Samsung estaba siendo publicado desde un iPhone.

Un aspecto más a tener en cuenta cuando se habla de regulación de estas prácticas es si el usuario medio.