estrategias de marketing que no se deben usar

estrategias de marketing que no se deben usar

Los cinco nuevos pilares del SEO

No hay duda de que en los últimos tiempos se han vivido importantes cambios en SEO, por lo que los profesionales van a tener que enfrentarse a nuevas metas y desafíos. Por eso, vamos a hablar de los nuevos pilares del posicionamiento y de cómo afrontar la nueva situación en este campo.

El primero de ellos es plantearse qué podemos hacer para ayudar a nuestros clientes. Antes, esta meta se basaba más en intentar lograr un contenido viral, sin plantearse cómo o por qué. Además, lograr que un contenido sea viral no es un objetivo muy realista, ya que solo un 0,01% de los contenidos llegan a ser virales. Por eso, otro de los pilares sigue siendo el contenido de calidad, es decir, el que sea considerado útil, interesante y atractivo por nuestros consumidores.

Otro de los pilares y que tiene que ver con el punto anterior es establecer metas a largo plazo que sean alcanzables y sostenibles. Con ello, nuestra estrategia no debe estar encaminada a lograr tráfico rápido sin cuidar la calidad, sino que se deben cuidar las relaciones y comunicaciones con los usuarios, lanzando campañas de comunicación adecuadas, cuidando los perfiles sociales o multiplicando los esfuerzos en relaciones públicas.

Aunque las cosas han cambiado hay una que no lo ha hecho: quién determina las reglas del SEO es Google y por ello, debemos hacer que estas reglas jueguen a nuestro favor. Para ello, hay que ser útil, centrarse en la experiencia de usuario y cuidar la relación con el cliente, mediante comunicación por email, canales sociales o atención al cliente. Por último, otro pilar es la arquitectura de la web, donde debe cuidarse la rastreabilidad del sitio, el tiempo de carga y la estructura de las direcciones web.

Estrategias de marketing que no se deben usar

La sociedad ha cambiado mucho en las últimas décadas y la forma en la que los consumidores se comportan en su vida diaria también lo ha hecho, ocasionando que las estrategias de marketing que no se deben usar se vayan actualizando. La mayoría de los publicitarios de hoy en día no piensan en anunciar los productos tal y como se hacía en la década de los 50 del siglo pasado. Del mismo modo, las estas estrategias de marketing deben adaptarse a la nueva mentalidad y no desarrollar tácticas obsoletas que no les reportarán ningún beneficio a largo plazo.

Uno de los errores más graves es desarrollar el producto o servicio sin tener en cuenta las preferencias de los potenciales clientes. Por muy buena idea que le parezca al dueño de la empresa un determinado producto, si a los consumidores no les gusta, no lo compraran por mucho que nos empeñemos en crear la necesidad.

Otro de los aspectos que hacen que nuestra empresa tenga menos beneficios de los que debería es no integrar los planes de comunicación con las estrategias de marketing y no diferenciar entre acciones offline y online. Hemos de recordar que para el cliente, Internet forma parte de su vida diaria y espera que la marca muestre una imagen unitaria tanto en el mundo físico como en el virtual.

Entre los fallos más destacados para la estrategia global de cualquier compañía se encuentra el no contar con una excelente atención al cliente. Hoy en día cualquier persona puede elegir entre cientos de opciones a la hora de adquirir cualquier producto y en muchas ocasiones la decisión final puede venir determinada por la calidad del servicio postventa. Además, en la gran mayoría de sectores es más importante mantener fidelizado a un cliente a lo largo del tiempo que conseguir uno nuevo. La mejor forma de hacerlo es responder a las posibles incidencias en el tiempo y forma que éste espera.

Por último, la equivocación más común es pensar que marketing es sólo vender. Hay que tener claro que la estrategia de marketing, además de estar enfocada a aumentar las ventas de una empresa, tiene implicaciones en el valor de marca y la imagen de la misma, una variable que siempre ha sido relevante.