estrategia contenidos

estrategia contenidos

Por qué no mejora la tasa de conversión de mi negocio

A menudo podemos comprobar que, negocios con alto volumen de tráfico web no consiguen alcanzar el rendimiento esperado, después de haber creado sus estrategias para la captación de clientes online. En este caso, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Por qué no mejora la tasa de conversión de mi negocio? En este artículo vamos a mostrarte algunos errores comunes que hacen que tu negocio a través de Internet sea poco rentable.

Buscando la conversión online

Al hablar de tasa de conversión, se hace referencia al cumplimiento de los objetivos que nos hemos marcado al crear un sitio web, sus diferentes páginas y las estrategias de marketing diseñadas a tal efecto. En este sentido, normalmente interpretaremos como una conversión no solo la venta, también estamos hablando de una suscripción, un registro, una solicitud para ampliar información o recibir ofertas, etc.

Aumentar el porcentaje, entre los usuarios y clientes que entran a nuestro sitio web y aquellos que llevan a cabo una conversión, va a depender en gran medida de la imagen y confianza que transmitan nuestra marca. Pero esto no es todo, la experiencia de usuario pasa por una correcta navegación web y en la que englobamos aspectos relacionados con la funcionalidad y el diseño web.

Errores que ponen en riesgo la conversión

Saturación de elementos web

Un sitio o página web debe dirigir la atención del usuario hacia aquellos elementos que nos permitan la conversión. Es habitual incluir demasiados elementos que provocan distracciones al navegar por una web. Es preciso desprendernos de todo aquello que carece de valor para el usuario, para evitar que este olvide en algún momento el motivo por el que llego hasta nosotros.

Otro error común es incluir demasiada publicidad con productos, promociones, ofertas, etc. Puede llegar a ser invasivo y provocar en el usuario un efecto rebote que concluya con la salida del mismo sin haber realizado ninguna conversión.

Demasiado tiempo para cargar la web

Si disponemos de un sitio web demasiado lento en su apertura no hay duda, estamos perdiendo conversiones. Cada segundo de más puede significar un 5-10% de perdida de conversiones, además de que también perderemos posicionamiento en buscadores frente a la competencia.

Nuestra web no es móvil

Es evidente, los usuarios de Internet compran cada vez más a través de dispositivos móviles. Si no hemos preparado nuestro sitio web para este tipo de dispositivos, veremos cómo nuestra tasa de conversión va disminuyendo progresivamente.

Falta de orientación en las estrategias

Un error habitual es crear estrategias indefinidas o erróneas, sin establecer unos objetivos específicos. Por ejemplo, crear un “call to actión” donde se promociona un producto o servicio concreto y que nuestra página de aterrizaje dirija hacia la página principal de la web. Si nos ponemos en el lugar del usuario, es fácil entender que no se han cumplido las expectativas de este y por tanto abandonará el sitio, perdiendo las posibilidades de alcanzar la conversión.

No analizar estrategias

Si no analizamos las estrategias enfocadas a aumentar la tasa de conversión o no somos capaces de interpretarlas de forma correcta, no dispondremos de una herramienta eficaz que nos ayude a rectificar los errores y realizar los cambios necesarios para mejorar el rendimiento de nuestro negocio online. En el análisis web está la clave para entender mejor los hábitos y preferencias de los usuarios.

Imagen: Flickr

Factores de éxito para una estrategia de contenidos

Aunque muchas marcas crean que con conocer las reglas de la estrategia de contenidos en Internet y ponerse manos a la obra, será suficiente para tener éxito en sus publicaciones, no es así. Se necesita una estrategia que nos disponga a determinados objetivos y que nos ayuden a lograr el fin último de toda planificación en este sentido: las ventas (o en caso de un proyecto editorial, el tráfico web). Veremos qué tiene que tener dicha estrategia.

Para comenzar, debes pensar quiénes son y donde están tus usuarios, pues ellos son quienes dan sentido a tu planificación. Para ello, investiga la Red con tus palabras clave y además de limitar las características de tus consumidores, establece los temas de los que hablan, con qué enfoques, cuáles son los temas “calientes” y de qué perfil son.

En este sentido, te ayudará también investigar a la competencia, de cara a poder establecer parámetros para comenzar a trabajar. ¿Cuánto contenidos publican? ¿Con qué enfoque? ¿Tienen éxito? ¿Qué parece que funciona y qué no? ¿Qué temas tratan?

El siguiente paso será planificar, estipulando ya fechas. Para ello, debemos haber establecido los objetivos, las acciones mediante las cuales lograremos estos fines y las formas de hacerlo. Además de llevarlo a cabo, deberemos medir los resultados de estas medidas, de cara a poder hacer modificaciones y perfeccionar nuestra estrategia.

Con todo ello hay que tener en cuenta también estos consejos: Piensa que todo lo que escribes te define, por lo que a pesar de guardar el tono de este tipo de entornos, transmite siempre los valores de la empresa, sin olvidar cuál es tu objetivo. Además, aporta valor: intenta que tus contenidos respondan a aquello que los usuarios buscan; sé útil. Por último, no olvides de promocionar tus contenidos y establecer relaciones con otros agentes del sector, de cara a ver impulsados también tus contenidos.

¿Por qué apostar por el Marketing de Contenidos?

El Marketing de Contenidos es una rama relativamente nueva dentro de la publicidad y que ha tenido su explosión gracias a los nuevos medios y entornos digitales. ¿Cuál es su mayor atributo? ¿Por qué deben las empresas prestar su atención a este tipo de promoción?

La gran ventaja y característica de este tipo de acciones es que coloca en la misma posición a empresas y consumidores, estableciendo entre ellos una relación menos intrusiva que en los formatos tradicionales y añadiendo la posibilidad de conversación directa. Por ello, las compañías tienen la oportunidad de ofrecer a los consumidores contenidos útiles sobre su materia, entretenidos de cara a fidelizarlos y muchas oportunidades de presentar su servicio o producto.

Otra poderosa razón para implementar una estrategia de Marketing de Contenidos es que este tipo de acciones es mucho más barata que otras que forman parte de la publicidad tradicional. Así, lograr potenciales consumidores conllevará un menor coste y estará al alcance de empresas pequeñas o medianas, que pueden jugar con el factor de la creatividad para lanzar campañas que impacten. Además, la posibilidad de que el mensaje se viralice es normalmente mayor a otros canales.

Por último, gracias al Marketing de Contenidos, se puede ganar una posición de importancia en tu sector, haciendo un trabajo constante y planificado que persiga el objetivo de destacar como agente experimentado en la materia; se obtendrá mayor tráfico en la página web de la compañía y visibilidad; y nuestra marca será mejor vista por los buscadores, que son de vital importancia a la hora de lograr visitas.