contenidos branding

contenidos branding

Consejos para mejorar tu imagen de marca en Instagram

Instagram es la red social para compartir contenido fotográfico más popular de Internet. A pesar de los problemas que ha tenido en los últimos años con cientos de miles de cuentas inactivas y “spam”, ya ha superado los 400 millones de usuarios y sigue siendo una plataforma que se encuentra en el punto de mira de las empresas para darse a conocer y crear sus campañas publicitarias. En este artículo queremos darte algunos consejos para sacarle el máximo provecho a Instagram e impulsar tu imagen de marca sin incurrir en malas prácticas.

Instagram fue creada en sus orígenes como una red “no profesional”. Al ser adquirida por Facebook y dado el crecimiento que experimenta de forma continuada, resulta indudable que es un espacio realmente atractivo para las empresas. Si has decidido incluirla dentro de tus estrategias de Marketing digital, tienes que tener en cuenta diferentes aspectos:

Objetivos y estrategias

Utilizar Instagram como una red profesional implica que tenemos que elaborar estrategias encaminadas a potenciar nuestra imagen de marca. Al igual que en otras redes sociales, nuestro contenido debe ser atractivo para los usuarios pero también debe ser coherente con nuestra estrategia de Marketing global. Esto es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de realizar cualquier tipo de publicación basada en imágenes o vídeos de corta duración.

Para comprobar que las publicaciones cumplen con nuestros objetivos, tenemos a nuestra disposición diversas herramientas de análisis. Desde medidores de influencia como Klout a otras más precisas como Iconosquare, donde podemos medir el rendimiento obtenido y comprobar si nuestras estrategias están siendo efectivas.

Contenidos

Para mantener una imagen de marca bien definida en Instagram, utilizaremos todo aquello que nos pueda identificar y nos haga únicos. Desde incluir imágenes y textos utilizando el estilo gráfico de tu sitio web a contenidos emocionales que sean parte de nuestro sello de identidad.

Los hashtags son una parte muy importante a la hora de obtener alcance en Instagram. Lo ideal es que utilices aquellas palabras que se identifiquen claramente con los intereses de tu negocio. Abusar de los hashtags en las publicaciones puede ser contraproducente. Por ello, utiliza solo aquellos que se correspondan claramente con tus publicaciones. De esta forma el contenido llegará siempre a un público objetivo.

Además de crear contenidos que nos identifiquen claramente, tenemos que aportar otro tipo de valores para sorprender al usuario. Siempre es bueno observar a la competencia para incorporar a nuestras estrategias aquello que da buenos resultados pero también tenemos que ser originales y aportar contenidos nuevos. Con ello, el usuario nos identificará como marca innovadora y conseguiremos mantenerlo atento a nuestras publicaciones.

Imagen: Flickr

¿Cumple mi empresa con las expectativas de los clientes?

Para crear una imagen de marca que sea competitiva dentro de nuestro sector, debemos prestar atención a las preferencias y hábitos de consumo de los usuarios. Esta cuestión nos ayuda a resolver muchas preguntas que pueden ser vitales para poder ofrecer un servicio profesional en las diferentes áreas que forman nuestra empresa. En este artículo vamos a ayudarte a determinar si tu empresa cumple realmente con las expectativas de los clientes para que puedas aplicar los cambios que te ayuden a tomar el camino del éxito.

Información clara y precisa

Cuando un usuario de Internet accede a un sitio web espera encontrar información clara, precisa y fiable respecto a cualquier tipo de producto o servicio.  Existes algunas causas frecuentes de abandono de un sitio web como productos o servicios sin precio, dudas en las formas de pago por falta de fiabilidad, lagunas a la hora de ofrecer garantías, no ofrecer manuales o instrucciones de funcionamiento, etc. Cuanto más precisos seamos a la hora de ofrecer contenidos mayores serán las posibilidades de realizar una venta con éxito.

Reducción de procesos hacia la conversión

Algo que molesta bastante a los clientes y consumidores de Internet es tener que rellenar interminables formularios para llegar a la compra final. En la medida de lo posible, debemos simplificar los pasos para evitar que el usuario abandone en algún momento el proceso de compra y perder la ansiada conversión.

Veracidad de la información

Cuando exponemos un producto o servicio en nuestro sitio web, estos deben adecuarse a lo que el cliente reciba finalmente en su domicilio. En este apartado podemos incluir factores como calidad, costes adicionales no descritos, ofrecer un producto diferente sin previo aviso, en lugar del esperado por encontrarse agotado, etc. Cualquiera de estas razones pueden ser determinantes para que un usuario no vuelva a aparecer por nuestra tienda online.

Atención al cliente

Otra de las cuestiones que puede desesperar a cualquiera que haya adquirido alguno de nuestros productos o servicios es la imposibilidad de encontrar una manera de ponerse en contacto con nosotros para realizar una consulta. Además de un servicio telefónico de atención al cliente podemos incluir otras opciones como consultas vía correo electrónico, chat en vivo en el sitio web e incluso Whatsaap. Todos ellos deben ser fáciles de encontrar para que el cliente se sienta atendido en cualquier momento que precise de nuestra ayuda.

Resolución de problemas

Seamos serios, debemos asumir en todo momento la responsabilidad relativa a la relación comercial entre nuestra empresa y el cliente. Ante cualquier avería, incumplimiento de plazos de entrega o simplemente, que el usuario no sepa cómo manejar un producto, debemos contar con un equipo de profesionales que sean eficaces a la hora de satisfacer sus necesidades. Un servicio post venta adecuado evita acciones negativas de clientes insatisfechos, cumple con sus expectativas y nos permite mantener intacta nuestra imagen de marca.

Imagen: Flickr

Factores de éxito para una estrategia de contenidos

Aunque muchas marcas crean que con conocer las reglas de la estrategia de contenidos en Internet y ponerse manos a la obra, será suficiente para tener éxito en sus publicaciones, no es así. Se necesita una estrategia que nos disponga a determinados objetivos y que nos ayuden a lograr el fin último de toda planificación en este sentido: las ventas (o en caso de un proyecto editorial, el tráfico web). Veremos qué tiene que tener dicha estrategia.

Para comenzar, debes pensar quiénes son y donde están tus usuarios, pues ellos son quienes dan sentido a tu planificación. Para ello, investiga la Red con tus palabras clave y además de limitar las características de tus consumidores, establece los temas de los que hablan, con qué enfoques, cuáles son los temas “calientes” y de qué perfil son.

En este sentido, te ayudará también investigar a la competencia, de cara a poder establecer parámetros para comenzar a trabajar. ¿Cuánto contenidos publican? ¿Con qué enfoque? ¿Tienen éxito? ¿Qué parece que funciona y qué no? ¿Qué temas tratan?

El siguiente paso será planificar, estipulando ya fechas. Para ello, debemos haber establecido los objetivos, las acciones mediante las cuales lograremos estos fines y las formas de hacerlo. Además de llevarlo a cabo, deberemos medir los resultados de estas medidas, de cara a poder hacer modificaciones y perfeccionar nuestra estrategia.

Con todo ello hay que tener en cuenta también estos consejos: Piensa que todo lo que escribes te define, por lo que a pesar de guardar el tono de este tipo de entornos, transmite siempre los valores de la empresa, sin olvidar cuál es tu objetivo. Además, aporta valor: intenta que tus contenidos respondan a aquello que los usuarios buscan; sé útil. Por último, no olvides de promocionar tus contenidos y establecer relaciones con otros agentes del sector, de cara a ver impulsados también tus contenidos.