contactless

contactless

La tecnología contactless agiliza las compras con dispositivos móviles

La tecnología contactless se va introduciendo cada vez más en nuestras vidas. La mayoría de consumidores la hemos conocido a través de tarjetas de crédito con sistemas de comunicación inalámbrica, pero poco a poco se ha ido incorporando a nuevos dispositivos como smartphones, relojes inteligentes, etc. Entre sus ventajas, nos encontramos con un sistema que agiliza las compras a través de dispositivos móviles, lo que supone un paso adelante en lo que se refiere a mejorar significativamente la experiencia de compra de los usuarios.

Ventajas de la tecnología contactless

La tecnología contactless utiliza chips para establecer comunicaciones inalámbricas de corto alcance y alta frecuencia como los de tipo NFC (Near Field Communication) o comunicación de campo cercano. Dicha tecnología nos permite principalmente realizar pagos con tan solo acercar nuestro dispositivo a un terminal tipo TPV, lo que supone una mayor rapidez a la hora de realizar una transacción.

En lo que se refiere a la empresa, la tecnología contactless reduce las colas a la hora de realizar pagos en sus establecimientos e incrementa el número de ventas, ya sea a través de una tarjeta, smartphone o cualquier otro dispositivo que incorpore este sistema de comunicación inalámbrica.

Implementación de la tecnología contactless

Según el último estudio realizado por Visa, un 14% de los consumidores encuestados ya ha utilizado aplicaciones en sus dispositivos móviles para realizar pagos en tiendas físicas. Del total de los encuestados, un 56% cree que el pago a través de dispositivos móviles seguirá creciendo en los próximos años.

El estudio también pone de manifiesto que, el hecho de no tener que llevar tarjetas o efectivo, la rapidez con la que se realizan las compras y la facilidad que ello implica, son ventajas más que notables para que la tecnología contactless acabe por implementarse en todo tipo de dispositivos en un espacio de tiempo relativamente corto.

Comercio y dispositivos móviles

El principal problema que plantean los comerciantes, especialmente autónomos y pequeñas empresas, es el mismo que se plantea con el pago a través de tarjeta de crédito. Las comisiones que cobran los bancos son un hándicap en lo que se refiere a la implantación de sistemas de cobro que no requieran efectivo.

A día de hoy, un porcentaje significativo de negocios físicos sólo acepta efectivo y esto supone una pérdida de clientes que prefieren acercarse a comercios donde se han implantado otros métodos de pago más eficientes. Es por ello que se impone una adaptación progresiva de cara al futuro, ya que el pago a través de dispositivos móviles será la opción preferida y más extendida entre los consumidores.