Los grandes procesos en la optimización del ratio de conversión
aaa2

Los grandes procesos en la optimización del ratio de conversión

Categorías: Marketing digital

Uno de los mayores problemas de la optimización del ratio de conversión es que, a simple vista, parece fácil. La gente echa un vistazo a la web y cree que se impulsará la conversión incluyendo testimonios de clientes, mejores páginas de producto o introduciendo señales de mayor confianza, pero lo cierto es que solo testeando a los usuarios se podrán conocer qué mejoras introducir.

Por ello, es importante distinguir entre los grandes procesos que se deben llevar a cabo en la mejora del ratio de conversión: la fase de descubrimiento – donde podremos identificar los problemas que pueden estar obstaculizando los deseos de los consumidores-, de experimentación – ensayando diferentes alternativas para la mejora de los procesos anteriores- y de análisis – implementando y llevando a cabo soluciones para el problema-.

Fase de Descubrimiento

En esta primera fase, se deben identificar los problemas de la web de cara a la conversión para así poder luego ofrecer soluciones y mejorarlos. Para ello, debemos reunir información acerca de la web (cuánto tráfico logramos, de dónde procede, cómo se comportan los usuarios en los diversos canales de conversión o cuáles son nuestros objetivos), formular hipótesis acerca de los problemas y establecer objetivos respecto a esta fase. De ahí que podamos marcar los objetivos para la fase de test – que serán encontrar los problemas, formular hipótesis y garantizar un seguimiento de confianza de todas estas cuestiones-. Entre otras, las preguntas que se pueden formular son: ¿Estamos llegando a un target adecuado? ¿Centramos los esfuerzos económicos donde debemos? ¿La página de producto tiene pasos sencillos? ¿Se utilizan las llamadas a la acción adecuadas?

Fase de Experimentación

Una vez identificados los posibles problemas, ofreceremos diferentes soluciones para estos. Siempre debemos contar con diversas posibilidades y decidir cuál es la más adecuada probándolo experimentalmente. Esto es, mediante test A/B, que nos hagan conocer a través de los usuarios de nuestra web qué mejora tomar. Por ejemplo, si creemos que el problema está en el formulario de compra o adquisición del servicio, implementaremos dos posibles test y el que mejor conversión ofrezca, será el que elegiremos finalmente.

Fase de Análisis

En esta última fase, relativa al análisis, debemos implementar los cambios en caso de que el test nos diga que la propuesta que hemos ofrecido como alternativa es mejor. No obstante, no siempre es así y si las cosas deben seguir como antes, seguramente también aprendamos algo nuevo, analizando por qué las cosas deben seguir como están. De hecho, el proceso de testeo y mejora debe ser continuo, ya que siempre hay cosas que mejorar y debe producirse un movimiento continuo de aprendizajes.

Comparte:Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn7Share on Google+1

Sobre el autor:

administrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

captcha

Please enter the CAPTCHA text

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>